lun

12

ago

2013

La Nueva España sí era México

De forma desconcertante, me he dado cuenta que en la web, muchos internautas creen que la Nueva España y México son conceptos totalmente distintos: “La Nueva España no era México”. Y digo desconcertante, porque hasta la misma “historia oficial” de la SEP, acepta sin duda que la Nueva España era México, llamándolo en muchos momentos “México virreinal”, en museos, libros, publicaciones, revistas y demás.

¿Por qué a muchos les causa malestar aceptar que la Nueva España sí era México? Muchas de esas personas se sienten conquistadas y muestran su repudio a España. Así que México, sería para ellos, un México liberado de España, una nueva nación que ya nada tiene que ver con el país peninsular, y ello, les causa satisfacción psicológica. Absurdo, pues en México la cultura hispana sigue viva como en el virreinato, desde el idioma y las costumbres, hasta la religión.

 

 Argumentar que la Nueva España sí era México, es sencillo, lo ejemplificaré con un diálogo.

 

Juan: La Nueva España no era México, comenzó a existir a partir de 1821.

 

Pepe: Decir que el Virreinato de la Nueva España no era México, es tan absurdo como decir que el Virreinato de Perú, no era Perú.

 

Pepe: México nace con la llegada de los españoles con el nombre de Nueva España. En 1821 se separó del Imperio Español y mudaría de nombre por obra de Iturbide, pero no nació de la nada.

 

Pepe: México para ser independiente, tenía que existir. La lógica del cambio del nombre, no es condicional a la existencia de algo.

 

Juan: Pero, no es sólo el nombre, somos independientes y no tenemos realeza ni esas cosas.

 

Pepe: Primero. Permíteme recordarte que cuando se consumó la independencia empezamos como monarquía.

 

Pepe: Segundo. Todos los países tienen diversas etapas de desarrollo. Y no por eso “dejan o empiezan a existir” ¿Puede alguno decir que la República de Francia y el Reino de Francia no tienen nada que ver? ¿Y Escocia dejó de existir cuando se unió a Inglaterra para formar Gran Bretaña?

 

Juan: Emm no.

 

Pepe: ¿Entonces por qué habría que dudar que Nueva España, que nació en 1521, siga siendo el mismo país tras 1821, pero con un nuevo nombre, ya que ha entrado en una etapa diferente?

 

Juan: Ok, pero entonces Nueva España, es la continuidad del “México prehispánico”.

 

Pepe: No, al momento de la conquista no había un “pueblo mexicano” o una unidad territorial, sino una multitud de culturas diversas. Unos y otros se veían con desprecio y no tenían ningún sentimiento de nación como conjunto. La Nueva España, por el contrario, asimiló a todos los grupos y señoríos indígenas  en una sola unidad política, la cual luego se llamaría México. De no haber existido alguna vez ese estado, este territorio estaría dividido en diversos países con diversos orígenes coloniales europeos.  

Escribir comentario

Comentarios: 2

  • #1

    E.P. (martes, 13 agosto 2013 15:41)

    Saludos,
    Su página me causa sentimientos encontrados. Por un lado reconozco ese gran trabajo de revisar personajes históricos, tratar de devorar esos mitos de la historia de bronce y revalorizar nuestra herencia hispánica, que es parte tan importante de nuestra identidad (muchas veces negada).
    Por otro lado, en esa búsqueda de equilibrar las cosas caen en en el juego de invertir héroes y villanos. Se justifican genocidios, matanzas durante la conquista, pero vaya, "los aztecas eran un montón de atrasados que sacaban corazones y todo el mundo los odiaba". Ufffff, veo que hacen un espectacular trabajo al revisar la historia colonial, la historia por sus fuentes en documentos, pero no han hecho el menor esfuerzo por hacer una revisión seria de los trabajos de historiadores, etnohistoriadores y antropólogos académicos sobre el pasado no hispánico de nuestro país (el indígena pues), ya que si lo hicieran, estoy seguro que harían un trabajo mucho más fino respecto a decir que aquí se vivía en la edad de piedra y la civilización nos llegó de lejos.
    Les felicito por su trabajo y espero tengan la humildad de reconocer lo que les falta por hacer y conocer.

  • #2

    Sergio (martes, 13 agosto 2013 20:33)

    No sé cómo llegué a este sitio, pero me sorprendió la cantidad de sandeces que aquí se dicen, especialmente en este post. Para jactarse de mitófago, le hacen falta muchas lecturas; y para ser tan ignorante, no le caería mal tantita humildad. En fin, le recomiendo que busque el ensayo "Fantasmas en la narrativa historiográfica", de Edmundo O'Gorman, y lo lea. Se la pongo fácil: revise sólo el apartado sobre "El escencialismo".

  • loading